• Las grutas de Villanúa han recibido este galardón de la Asociación Española de Cuevas Turísticas (ACTE), por la visita teatralizada que ofrece en la Semana de Las Güixas

La cueva de Las Güixas de Villanúa recibió ayer el Premio ACTE a la Excelencia en las Cuevas Turísticas Españolas de 2018, por la visita teatralizada que ofrece durante la Semana de Las Güixas. El galardón busca reconocer a aquellas cuevas o minas turísticas que hayan contribuido de manera especialmente relevante en la divulgación, investigación, promoción turística, innovación, calidad, gestión, protección, preservación, uso sostenible o puesta en valor del patrimonio material o inmaterial, natural o cultural de los espacios subterráneos. Las Güixas era la primera vez que optaba a este preciado premio a la excelencia que otorga la Asociación Española de Cuevas Turísticas, que agrupa a 45 cuevas y minas turísticas de toda la geografía española.

Premio a la Excelencia Turística de la ACTE para la cueva de Las GüixasLa entrega del premio, que Las Güixas comparte en la actual edición con la cueva de Arrikrutz, en Oñati (Guipúzcoa), se celebró ayer en el Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Para la directora de Las Güixas, Yolanda Palomo, el premio es “un fantástico reconocimiento al gran trabajo y esfuerzo que realizamos todo el equipo de Las Güixas para dar a conocer la cueva y su historia, y en este caso concreto, la relacionada con las brujas, ya que el premio es por la visita teatralizada de la Bruja Guirandana de Lay que ofrecemos los últimos días de agosto y los primeros de septiembre desde hace cinco años, y que supone un importante incremento de visitantes ya en temporada baja”.

El alcalde de la localidad, Luis Terrén Sanclemente, señala que “estamos orgullosos de este nuevo reconocimiento para unas cuevas que desarrollan trabajos en varios frentes; en investigación, la geóloga Reyes Giménez, en colaboración con el Instituto Pirenaico de Ecología (IPE), desarrollan un proyecto de monitorización e investigación de parámetros de la cueva; en formación, realizando numerosos cursos de guías y de divulgación del entorno de la cueva (murciélagos, arqueología, agua…); en el desarrollo turístico, creando nuevos productos, como las visitas teatralizadas, de autor, de magia… La suma de estas líneas de trabajo dan como resultado el dinamismo y el crecimiento de la cueva de Las Güixas”.

Yolanda Palomo recuerda que en la última Semana de Las Güixas pasaron por la cueva de Villanúa para ver la visita teatralizada más de 1.400 personas en tan solo 5 días, en un total de 20 sesiones, con plaza limitadas a 25-30 personas en cada turno. “Son unas cifras muy importantes, teniendo en cuenta que ya es temporada baja, y que han ido en constante aumento desde que se creó la iniciativa hace cinco años, de 2018 al 2019 tuvimos 200 visitas más ala cueva a lo largo de la Semana de las Güixas”.

Las visitas teatralizadas de la Semana de Las Güixas recogen la historia de Guirandana de Lay, vecina de Villanúa que fue ajusticiada en el siglo XV acusada de ser hechicera y condenada a la hoguera. El caso está recogido y documentado en el Archivo Municipal de Jaca. La visita ofrece una versión para público infantil y otra para adulto, “y todas las sesiones están siempre llenas, la calidad y originalidad de la oferta son claves para continuar creciendo año a año”, comenta Yolanda Palomo.

Además de la repercusión turística, la directora explica otros aspectos positivos que ha logrado la visita teatralizada de la Semana de Las Güixas. “A través de esta teatralización se ha recuperado y puesto en valor la historia y memoria de Villanúa respecto a las brujas, se ha acercado un aspecto que era muy desconocido al gran público, se ha puesto en su lugar a las brujas, contextualizando su figura y explicando qué eran y porqué se les acusaba de brujería, cuando en realidad tenían unos amplios conocimientos de la naturaleza con la que convivían y los usos que tenían, y además nos hemos convertido en una referencia dentro del turismo en espacios subterráneos”.