• La localidad aplicó la semana pasado un tratamiento contra esta oruga que afecta a los pinos en la urbanización Santiago

Los fumigadores de la empresa Ambién aplicando el tratamiento en los pinares de la urbanización Santiago de VillanúaVillanúa, tal y como había anunciado su Ayuntamiento, está actuando para frenar el avance de procesionaria que, como está sucediendo en las zonas de montaña de nuestra país en general, está afectado a los pinares de la localidad. La semana pasada, aprovechando que se dieron las condiciones idóneas, tanto meteorológicas como de comportamiento de la oruga, se aplicó un tratamiento en los pinares de la urbanización Santiago, una de las áreas urbanas de la localidad que lindan con el monte y la que mayor afección de procesionaria presentaba.

La aplicación del tratamiento es una de las medidas que se aprobaron en el Pleno Municipal de octubre del año pasado, cuando se destinó el superávit presupuestario generado en 2016, de 56.900 euros, a acometer actuaciones de seguridad ambiental en el municipio, dentro de las Inversiones Financieramente Sostenibles, tal y como exige la Ley de Sostenibilidad Presupuestaria.

La primera medida que adoptó el Ayuntamiento de Villanúa para frenar el avance de la procesionaria en las zonas boscosas de la localidad próximas a áreas habitadas fue la limpieza de la masa forestal que circunda esas zonas, para evitar que en primavera y verano, épocas de expansión de la procesionaria, la plaga se intensificara. La actuación se realizó la pasada primavera en la urbanización Santiago y en Pico la Selva.

La semana pasada, al darse las condiciones idóneas para ello, se ha realizado una segunda fase que ha afectado a la urbanización de Santiago, al ser ésta la zona habitada de mayor afección de procesionaria. El tratamiento aplicado por técnicos de la empresa oscense Ambién, Soluciones Ambientales, ha consistido en fumigar los pinares de la señala urbanización a base de Bacillus Thuringiensis, que es un insecticida biológico muy efectivo contra las larvas de insectos, como la procesionaria.

La aplicación del tratamiento se alargó durante tres jornadas y, como explicaron los técnicos de Ambién, se realiza en estas fachas al ser el momento oportuno para ello: “Por una lado, es en esta época cuando la procesionaria regresa a los pinos y es justo cuando se le puede atacar mediante fumigación, y por otro, se han dado las condiciones meteorológicas oportunas, ya que este tratamiento requiere de tiempo seco para que el componente se impregne bien en los árboles y tenga mayor efectividad”. El área trata ha sido de 2,5 hectáreas de pinar.

El alcalde de la localidad, Luis Terrén Sanclemente, explica que “ante la falta de actuación de otras administraciones el ayuntamiento hace el esfuerzo de intentar combatir esta plaga en las zonas que están más cercanas a áreas habitadas. Entendemos que si no actuamos, esto se puede convertir en un problema de salud pública, por el tema de alergias, picaduras y demás. Con estas medidas esperamos reducir algo esta plaga, ya que eliminarla es prácticamente imposible”.