Las previsiones se cumplieron en Villanúa: hubo un calor tropical y los grandes favoritos, Miguel Caballero y Maite Maiora, ganaron en categoría absoluta en la modalidad de “Puyar y Baxar” (subir a la cumbre del Collarada y descender hasta Villanúa). Por su parte, Antonio Alcalde y Laiane Arrospide vencieron en categoría absoluta en la de “Puyar nomás” (meta en la cumbre). Más de 150 corredores tomaron la salida en una carrera que regresaba a Villanúa después de dos años de parón por la pandemia, y que cumplía su décimo aniversario.

El director de la espectacular carrera, Anchel Terrén, lo había dicho en los días previos: “sólo me quedo tranquilo cuando todos, participantes y voluntarios, regresan a Villanúa salvos y sanos”. Y este domingo, excepto algunas lesiones leves, algunos pies en carne viva y muchos dolores musculares, todos volvieron a Villanúa y celebraron la que se ha convertido por derecho propio en una de las ediciones más duras, dramáticas y épicas de los diez años de historia de la 2KV Collarada. Pero el dolor y el sufrimiento son elementos intrínsecos al único doble kilómetro vertical de ascenso y descenso de España y uno de los pocos existentes en Europa. Así es que al final todo fue una fiesta y Collarada un testigo silencioso pero insobornable de una carrera que cada año gana más adeptos y más emoción.

Podio masculino y femenino en categoría absoluta.

Anchel Terrén también había asegurado en las horas previas que había dos favoritos indiscutibles en la modalidad “Puyar y Baxar” (la más dura de las dos que se celebran), Miguel Caballero, del Club de Montaña de la Guardia Civil; y Maite Maiora, la campeona del mundo de Ultratrail el pasado año en Vall de Boi. Y Terrén, que lo conoce todo en el mundo de las carreras extremas, no se equivocó. La guipuzcoana, enrolada en las filas del Raidlight Team, no tuvo rival y con un tiempo de 1:50:57 logró el primer puesto en la categoría femenina, aunque lejos del record de la prueba que ella misma ostenta, 2:34:20 logrado en 2018. Maiora, con la de este domingo, ya ha logrado el triunfo en Vilanúa en cuatro ocasiones (2013, 1018, 2019 y 2022).

En la línea de meta la vasca, que había sido duda hasta última hora por una lesión, reconoció que se había sentido mejor de lo esperado y que el calor, aunque intenso, no les afectó de manera tan agresiva a los que cubrieron con más rapidez los 17 kilómetros del recorrido (8,5 km de subida y otros tantos de bajada). “Sabíamos que íbamos a sufrir con el calor y me había preparado psicológicamente para ello pero es verdad que al final no ha sido para tanto. 2KV Collarada es una carrera que me encanta y volveré todas las veces que pueda”, señaló.

En la categoría de hombres Miguel Caballero, que venía de ganar recientemente La Boca del Infierno en Echo y se encuentra en un momento fantástico de forma, cumplió con todos los pronósticos y ganó por primera vez en su vida la carrera de Villanúa, aunque para ello tuvo que emplearse a fondo. El veterano corredor sintió el empuje de las nuevas generaciones, en especial de Raúl Criado, del club Los Arañones de Canfranc, que le puso las cosas muy difíciles en el primer tramo de la carrera. De hecho, en el refugio de La Trapa, antes del paso final de ascensión a la cima de Collarada, fue quien llegó primero con apenas un segundo de distancia sobre Caballero.

El miembro de la Guardia Civil sabía que tenía que llegar arriba con al menos 3 minutos de diferencia sobre Criado para cubrir el descenso con garantías. Y en ese terreno, el mas duro, que va desde los 1.720 metros de altitud del refugio hasta la cima (2.886), el guardiacivil residente en Jaca le metió más de 6 minutos, suficientes para alcanzar el triunfo en Villanúa. En la meta logró un registro de 2:09:25, mientras que Criado, que sufrió un accidente bajando y se lastimó la mano, llegó con 2:10:56.

Caballero aseguró en la meta que su estrategia era clara: “apretar a partir de La Trapa para sacar la renta suficiente en la cima porque en la bajada me lo iba a quitar todo o casi todo”. Y Criado, con la caída incluida, estuvo a punto de anularle en el descenso la holgada ventaja que la había sacado en la cumbre. “Estoy contento de haber podido ganar, por fin, esta carrera que tenía fijada entre mis objetivos desde hace tiempo”, señaló al final.

En la modalidad de “Puyar Nomás”, el ganador masculino fue Antonio Alcalde, con un tiempo de 1:26:23, algo más de 2 minutos por encima del record de la prueba, logrado por Ferran Teixidor en 2015. Alcalde se mostró feliz en cumbre de Collarada, al igual que Laiane Arrospide, que llegó primera en la categoría absoluta de mujeres. Anchel Terrén, director de la prueba, estaba exultante al acabar la jornada: “todas las carreras de montaña son duras y exigentes, pero esta en especial, así es que es toda una felicidad ver que todo ha salido perfecto y que las participantes, salvo algunos incidentes pequeños, han llegado bien a la meta y todos han disfrutado”, indicó.

INTENSO VERANO DEPORTIVO EN VILLANÚA

Con la 2KV Collarada Villanúa inicia su intenso calendario de competiciones deportivas, que se extenderá hasta el mes de octubre. El 6 de agosto tendrá lugar la Night Cross Full Moon, un cross nocturno que atraviesa el paseo de El Juncaral y continúa por el Camino de Santiago hasta volver a la línea de salida. El 13 de agosto se ha programado El Muro, una de las pruebas más llamativas del calendario estival, que se desarrolla en las  28 gradas del barranco de El Lierde, construidas en su día para su canalización.

El 20 de agosto llegará una de las clásicas del verano en el Pirineo aragonés, la popular Subida a la Fuente del Paco, una carrera de montaña sobre un circuito 60% pista de tierra, 22% de senda y 18% asfalto que este año alcanzará su mayoría de edad.

El 27 de agosto se celebrará en el circuito de Pump Track de Villanúa, uno de los que reúne mejores condiciones de todo Aragón, el Campeonato de Aragón de esta disciplina, que es una de las que ha experimentado mayor progresión de cuantas se agrupan en la federación de ciclismo. La carrera se desarrollará por la noche, lo que añadirá mayor emoción y vistosidad a una carrera ya de por sí muy espectacular.