• El Certificado Forestal Regional es una garantía de gestión forestal sostenible

Villanúa ha concluido el proceso de certificación forestal de la madera de los montes La Selva y La Espata. El Certificado Forestal Regional (PEFC) es una garantía de gestión forestal sostenible que otorga el Gobierno de Aragón, a través ARACERT, tras cumplir determinados requisitos y normas que evalúa una entidad certificadora independiente. El PEFC favorece la biodiversidad, la absorción de CO2, la capacidad regeneradora del bosque, la conservación de los recursos del suelo y el agua, minimiza los riesgos y otorga a la madera mayor valor, entre otros beneficios.

La certificación de La Selva y La Espata deriva del Plan de Ordenación realizado a lo largo de estos años. Ahora, se definirá un plan de cortas para 10 años, basados en actuaciones sostenibles, que ayudará a mejorar la salud de ambos montes, su conservación y posterior regeneración. El alcalde de Villanúa, Luis Terrén Sanclemente, explica que “ha sido un proceso largo, pero una vez lograda la certificación iniciaremos las cortas lo antes posible, para beneficiar ambos entornos”.

La certificación requiere una serie de pasos que se inician con la solicitud por parte del propietario del monte de su adhesión a la entidad encargada de tramitar y custodiar el Certificado Forestal Regional, que en el caso de Aragón es ARACERT. Ésta revisa la documentación, el Plan de Gestión del monte a certificar y, en caso de cumplir los requisitos, aprueba la solicitud, que posteriormente debe ser ratificada por un auditor forestal, antes de emitir el Certificado de Gestión Forestal Sostenible. ARACERT es también la encargada de garantizar el mantenimiento del certificado, realizando las actuaciones necesarias para asegurar el cumplimiento de los requisitos y normas de gestión forestal sostenible.

El PEFC minimiza el riesgo de incendios y plagas, el cambio climático, el abandono de los montes y la despoblación de zonas rurales. En cuanto a sus beneficios son múltiples: favorece la biodiversidad, la absorción de CO2, la capacidad regeneradora del bosque, la conservación de los recursos del suelo y el agua, el fomento de uso de materias primas renovables, el desarrollo rural y la presencia de productos forestales de calidad como la madera, leñas, pastos, o setas, además de otorgar más valor a la madera en su transformación y uso industrial.

La idea del Ayuntamiento de Villanúa es continuar ahora con la certificación de otros montes de su término municipal.