La empresa oscense Hozona pone en marcha desde el 1 de julio este servicio, único hasta el momento en el Valle del Aragón, que contará con el apoyo del Ayuntamiento de Villanúa.

El nuevo punto de alquiler de bicicletas eléctricas es fruto de un acuerdo de colaboración entre la empresa Hozona, propietaria del servicio, y el Ayuntamiento de Villanúa, que dará cobertura y subvencionará el proyecto para que el precio final de alquiler sea asequible a todos los usuarios. Las bicicletas estarán disponibles desde el 1 de julio en el punto de alquiler situado junto al polideportivo municipal y el servicio funcionará durante todo el año.

Luis Terrén, Alcalde de Villanúa, señala que “estamos, apostando por el desarrollo de la Btt en nuestra localidad, como estamos demostrando con el Pump Track, caminos de Collarada y DH Lierde. Evidentemente las e-bikes son una tendencia importante en el sector Btt  y, por lo tanto, incorporarlas a la oferta del municipio nos parece muy interesante y hacerlo en una colaboración público privada más aún”.

Noticia relacionada: El circuito de Pump Track estrena iluminación nocturna y graderío

José María Mur, de la empresa Hozona, incide en esta idea y apunta que se trata de una iniciativa “pionera y novedosa que se adapta a la realidad actual de Villanúa y su entorno. El Turismo e-bike es una herramienta que ayuda al turista a conocer la zona de forma saludable, diferente y sin barreras”.

 

Paralelamente el Ayuntamiento de Villanúa va a desarrollar una red de rutas ideales para las e-bikes, no solo en el ámbito deportivo sino también en el turístico  y patrimonial. Así se contemplan rutas a los dólmenes dé Villanúa o a lugares emblemáticos del municipio como el viaducto y el pueblo abandonado de Cenarbe.

El servicio de alquiler está dotado con dos bicicletas eléctricas rígidas y dos dobles (enduro), aunque es posible ampliarlo si la demanda lo exige. El alquiler por día de la primera será de 45 euros y el de la segunda de 55 euros, un precio homologado a las tarifas de mercado, aunque más ajustado gracias  a la subvención que el Ayuntamiento de Villanúa aplicará en cada alquiler. El valor de estos aparatos se sitúa entre los 3.000 y los 6.000 euros.

Foto: Yhabril Moro

Como recuerdan desde la empresa Hozona, “el proyecto nace de la necesidad de dotar a la zona de una alternativa para que vecinos y turistas puedan disfrutar del terreno con más libertad y puedan disponer de la oferta de bicicletas a un precio simbólico, lo que permitirá conocer el entorno natural de Villanúa de una manera más saludable y sostenible”.