En el año 2021 el Ayuntamiento de Villanúa emitió 183.56 toneladas de COequivalente, 7 toneladas menos que en 2019. El objetivo de la localidad oscense es reducir en un 10% en 2023 los gases de efecto invernadero en el municipio. Villanúa es el sexto Ayuntamiento de todo Aragón en inscribir la Huella de Carbono desde 2015 y el segundo de la provincia de Huesca después de Monzón.

El Ayuntamiento de Villanúa se inscribió en el Registro de Huella de Carbono para la reducción de Gases de Efecto Invernadero, un registro dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica al que se adhieren las instituciones comprometidas con la reducción de las emisiones de gases contaminantes en las instalaciones, edificios y vehículos municipales.

El cálculo de la huella de carbono es el punto de partida para el inicio de actuaciones de reducción del consumo de energía y para la utilización de recursos y materiales con mejor comportamiento medioambiental. El Ayuntamiento de Villanúa tiene, por lo tanto, el compromiso de implementar las acciones necesarias en las gestión de sus recursos para rebajar la emisión de gases de efecto invernadero a través de la denominada Estrategia Municipal de Reducción de la Huella de Carbono.

De acuerdo al último registro de la Huella de Carbono, correspondiente a 2021 y que está pendiente de registro y comprobación por parte del Ministerio de Transición Ecológica, se sabe que las instalaciones fijas y los vehículos del ayuntamiento contribuyeron con 70.06 toneladas de CO2 equivalente. Los gases de efecto invernadero emitidos por la electricidad consumida ascienden a 113.50 toneladas de CO2 equivalente al año. Este sector es el que más consume y contamina de los analizados, generando el 62% de la Huella de Carbono del ayuntamiento.

El desafío de reducir el consumo eléctrico

“En el caso de Villanúa se registró un consumo superior a la media en electricidad pero tiene una sencilla explicación: se debe al alumbrado de todas las urbanizaciones que componen el caso urbano del pueblo”, señala María Béjar, de la empresa Cultura de Montaña, responsable del seguimiento y certificación de la Huella de Carbono.

En el informe se señala que “se observa una tendencia general a la reducción de emisiones de GEI, concretamente para el año 2021 la huella de carbono relativa ( 0.35 t CO2 equivalente al año por habitante ) ha disminuido un 20% en referencia al calculo de 2019 y la huella de carbono absoluta en un 4% en referencia al calculo de 2019”. En total se emitieron 183.66 toneladas de CO2 equivalente, 7 toneladas menos que en 2019. Estas 7 toneladas de reducción equivaldrian a 2 semanas de emisiones del ayuntamiento en 2019.

Noticia relacionada: Villanúa recibe una subvención de 218.166 euros para mejorar la eficiencia energética del Albergue Municipal

Entre las medidas de mejora a las que se ha comprometido el Ayuntamiento de Villanúa para alcanzar el objetivo de reducción de un 10% para el próximo año, se incluyen una sería de mejoras de eficiencia energética del alumbrado público; la mejora de la envolvente, iluminación y climatización en edificios de propiedad municipal; la renovación del parque automovilístico con vehículos menos contaminantes y un paquete de medidas genéricas que incluye el mantenimiento adecuado de las instalaciones y la incorporación de buenas prácticas.

El Albergue Municipal, primera gran actuación para mejorar la eficiencia enrgética

Precisamente en las últimas horas se ha conocido que el Ayuntamiento de Villanúa ha recibido una subvención de 218.166 euros, procedente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda urbana (MITMA) a través del PIREP local (ayudas para la rehabilitación de edificios de titularidad pública en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia) para mejorar la eficiencia energética del Albergue Municipal, construido en 1965.

Por un lado, se plantea la renovación de la totalidad de la carpintería exterior del edificio, siendo la mayoría de marcos de madera con vidrio simple, que datan del año de construcción del edificio en 1965, y que se sustituirán por carpinterías de PVC y vidrios de altas prestaciones térmicas.

Por otro lado, se plantea la sustitución del sistema de generación de calor para calefacción por radiadores y ACS. Actualmente funciona con una caldera de gasóleo y se pretende sustituir por un sistema de aerotermia, compuesto por bombas de calor que extraen la energía ambiental contenida en la temperatura del aire y la transfiere en este caso al agua.

Dentro de la Estrategia Municipal de Reducción de la Huella de Carbono se incluye también un proyecto de participación ciudadana para conocer cuáles son las inquietudes y sugerencias de los vecinos de Villanúa en materia de eficiencia energética. Para ello se ha habilitado una encuesta on-line para que los ciudadanos participen activamente en la elaboración de la Estrategia Municipal, que el Ayuntamiento de Villanúa llevará a cabo en los próximos años.

La inscripción en el Registro de Huella de Carbono se une a la decisión del pleno municipal de integrar a Villanúa en la lista de municipios comprometidos con la Agenda 2030, que tiene como objetivos erradicar la pobreza extrema y el hambre, combatir la desigualdad y el cambio climático, asegurar la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres y garantizar el acceso universal a servicios de salud y educación de calidad, entre otros.